19 des. 2011

24 horas dan mucho de si....

Como todo en esta vida, todo llega y todo pasa, tan solo debemos tener el punto de paciencia necesario para ir sobrellevándolo todo....llegó mi primera experiencia en 24 horas y, como todo en esta vida pasó....
Posiblemente no fue todo como hubiese querido, de hecho, a día de hoy tengo que admitir que no estaba preparado psicológicamente para participar en un evento de estas características, así que siendo realista y valorando lo que hice, lo que podía haber hecho, las consecuencias que podía derivar el hecho de terminar las 24 horas entres otras....creo que me puedo dar por satisfecho...
Preparé la carrera más o menos bien en cuanto a material y avituallamiento se refiere, llevaba ropa de todo tipo, de más o menos abrigo, más técnica y menos, varios pares de zapas, hasta 4, calcetines, manta....y en tema comida, de todo un poco, dulce, salado, pasta, bocatas, barritas, geles, batidos de proteína, coca-cola...una logísitica, creo que muy correcta para afrontar la carrera....
Era mi tercera participación en estas 24 horas pista de Corredors.cat, las dos anteriores había participado en las 6 horas, que ya tiene su miga, y este año decidí pasar directamente a las 24 horas, para preparar mi próximo reto....la idea no era mala, pero....qué consecuencias podrían derivar después de 24 horas corriendo sin parar??? Quizás corriendo con buenas sensaciones y con un estado físico normal todo hubiese sido diferente, pero llevaba una semana con un catarro que no me dejaba ni entrenar ni me proporcionaba un sencillo bienestar y, el día de la prueba, nada cambio...seguía sintiéndome mal, sin tener buenas sensaciones y con el cuerpo muy descompuesto para la tralla que quería meterle.....pero las ganas y mi motivación superaban cualquier contra, cualquier adversidad...tenía ganas de estar allí, de rodar encima de ese tartán, de compartir experiencias, de conocer gente nueva y porqué no decirlo....de sufrir lo mío....y eso hice...
100 inscritos en la modalidad de "solo" para las 24 horas, más unos 10 participantes para las 12 horas debíamos compartir los carriles 6,7 y 8 de la pista, mucha gente para ser tan solo una pista de atletismo...aunque si hay que ser positivo....era una forma de nunca ir solo, jejeje.....
Salida bastante rápida, como siempre y de costumbre, hay que estirar a los participantes y poco a poco ir cogiendo el ritmo que cada uno se ha fijado....hace frío y como en este tipo de pruebas no se calienta mucho ya que la misma prueba es la que debe calentarte, el ritmo de inicio es alegre, para entrar en calor....sale un alemán a tope, muy destacado, por detrás Javier Lozano, Ricard Verge y yo mismo, solo me hacen falta 6 vueltas para ver que no estoy donde me toca, que ese no es mi ritmo....estoy codo con codo con dos de los mejores ultrafondistas de España actualmente, así que poco a poco cojo mi velocidad de crucero, pasan las vueltas y los adelantamientos entre los participantes es continuo, ahora te adelantan, ahora adelanto yo, unos a vuelta perdida, otros a vuelta ganada...son las primeras horas, los primeros km y en teoría todos vamos frescos....
Comparto algún km con Ricard, anteriormente lo había hecho con Javier, hablando sobre el tema siempre hay cosas que aprender, son expertos en la materia y cualquier consejo por pequeño que sea o que pueda parecer insignificante para ellos, puede ser de gran utilidad para mi....
Sigo corriendo, sin pensar en lo que queda, sin fijarme ninguna meta, intento correr sin presión...simplemente disfrutar, pero no es mi mejor día para hacerlo, mis ganas superan cualquier malestar en estas primeras horas, y mi ilusión sigue en lo más alto....correr unas 24 horas es todo una experiencia, y hacerlo dentro de una pista de atletismo otra muy diferente....
Sobre la marcha decido pautar mis paradas cada 3 horas, aprovechando el cambio de sentido de rodaje que tenemos que hacer cada 3 horas, así pues cada 3 horas haría una parada para comer más en condiciones, para realizar mis necesidades y como no, para ir actualizando Facebook, jejeje....un aliciente más para ir superando poco a poco las metas volantes antes de la "gran meta"... entre esas 3 horas, me conformaría con los frutos secos y bebida de la organización...
Primeras 3 horas bien, muy bien, 76 vueltas, 33.4 km a pesar de sentirme muy muy pesado y correr con muy malas sensaciones, pero es un muy buen ritmo para hacer una carrera tremenda....quizás hasta demasiado alto para mi....como medio bocadillo de jamón, un batido de proteína y vuelvo a la pista, ha sido un pit stop demasiado tranquilo, muy largo para ser el primero....
Mis piernas notan ese primer parón y les cuesta volver a coger el ritmo, pero poco a poco, recupero esas sensaciones de carrera que llevaba antes de la primera parada, vuelvo a compartir tramos con Ricard, con Javier y ahora también con Antonio Madrián y Demetrio, más tarde también con Ruben y Joaquim....esos cambios de ritmo para charlar e intercambiar opiniones van genial para mantenerte vivo en la carrera...empieza a oscurecer y pronto llegamos a las 6 horas de carrera, así que segunda parada y a avituallarse toca, me tomo otro medio bocadillo de jamón, ahora con coca-cola y un poco de glutamina, sin querer hago de nuevo, una parada demasiado larga....ya llevo 133 vueltas y 60.1 km, toca abrigarse un poco más...
Fijo la mente en la próxima parada, sobre las 9, que coincide también con las 9 horas de carrera, de nuevo me vuelve a costar arrancar, pero lo consigo...camino y troto un par de vueltas y arranco de nuevo la maquinaria, vuelvo a rodar más o menos bien, siento que el ritmo es muy inferior y que el cuerpo me pide una zancada más pequeña, así que se la doy....sin problemas voy avanzando, voy corriendo y arañando km....
Camino a las 9 horas, el ritmo decae aún más....no es el que el cuerpo no de más, sino que ahora que estoy dentro de esas 24 horas me doy cuenta que falta mucho, muchísimo, que todavía no puedo imaginar lo que nos espera....así que empiezan a caer las primeras vueltas caminando, junto a Antonio y Demetrio echamos buenas risas, luego con Joaquim....y el tiempo pasa, poco a poco pero pasa, y así también los km, poco a poco vamos sumando....
El anochecer es duro, la temperatura empieza a bajar considerablemente, y cuando aparece el viento, mi destemplado cuerpo lo nota mucho, muchísimo...cada vez se corre a menor intensidad y el cansacio y las horas de esfuerzo hacen a nuestro cuerpo más vulnerable, así que hay que protegerlo, mimarlo como se merece si queremos que nos dure más tiempo....
Llegan las 9 de la noche, 177 vueltas ya en mis piernas y casi 81 km, buen ritmo a pesar de todo, toca de nuevo comer, a estas horas mi cuerpo pide más comida, más abrigo y necesita más cuidado....así que se lo doy, de nuevo medio bocadillo más, otra coca-cola, más glutamina, cambio de ropa, ahora de más abrigo, llamada a casa para oir a mi peque y vuelta a la pista....sobre las 11 de la noche nos traerían pasta, así que otro aliciente para seguir dándole....
El ritmo ya no es ni por asomo el que era al inicio de la carrera, tampoco tiene nada que ver con el de la anterior parada.....jejeje, esto va a menos, no soy solo yo, solo hace falta ver las caras de los que estamos allí en pista....ya ha comenzado a haber los primeros abandonos, los cambios bruscos de ritmo, los que parecían que eran los más fuertes están ya casi al borde del KO, también los hay que comenzaron que nadie daba dos céntimos por ellos y ahora comenzaban a ocupar los primeros puestos, pocos, muy pocos los que seguían igual que al inicio....y es que en este tipo de pruebas, la experiencia y conocimiento del cuerpo es la clave del éxito....
Me fijo como meta la que tenía prevista durante toda la semana anterior, llegar a los 100 km a medianoche, lo que yo consideraría un buen ritmo para esa primera parte de carrera....a priori parecía fácil, pero....empecé a sentir un dolor en la rodilla que no me gustaba nada, los tendones rotulianos que tanto me molestaron el año pasado por estas fechas volvían a quejarse, así que  el ritmo cae por completo, empiezo a caminar, caminar a buen ritmo, pero a caminar....la carrera da un giro radical...empiezan las dudas, los pensamientos negativos...pero no me dejo comer terreno, coincido con Elena y vamos caminando a muy buen ritmo, a 7.5 km/h, que para ser caminando no está nada mal, andamos un buen rato y poco antes de la hora de la pasta rodamos un rato, aprovecho para probarme, para estrujarme un poco y ruedo unas 6 vueltas a muy buen ritmo, vuelvo a recuperar la confianza en mi mismo, me siento mejor, apenas noto el dolor en la rodilla, buena señal....avituallamos sobre la marcha, el plato de pasta nos dura vuelta y media caminando...
La verdad, que me sienta genial, el cuerpo y pedía algo caliente, algo más de comida que un simple bocadillo o barrita o frutos secos...un poco de gasolina super para estos momentos....voy haciendo números y veo que ese relax caminando me hará llegar muy justo a los 100 km en esas doce horas, así que a falta de 8 minutos ruedo como si fuera al principio, fuerte, me siento bien y llego a las doce horas con casi los 100 km, entre que preparan el giro y demás, los supero...así que cuarta parada con 230 vueltas y 101.7 km en las piernas, me tapo con la manta una vez sentado, noto un desfallecimiento importante de mi cuerpo, intento comer, seguir mi rutina como en las anteriores paradas, pero siento que el cuerpo ni admite más comida, ni reacciona como antes, tengo escalofríos, el cuerpo muy destemplado...así que sin dar tiempo a comer, decido no alargar más la parada, no quiero relajarme demasiado....
Salgo de nuevo a la pista, me cuesta horrores trotar, la rodilla me duele bastante, así que sigo como antes, caminando un poco para seguir trotando después....pero ahora ya el cuerpo no responde igual, hago alguna vuelta con Demetrio, alguna con Antonio, con Joaquim, Ruben y Elena....si de inicio no tenía sensaciones, ya no puedo describir con palabras lo que sentía en esos momentos....a pesar de no detenernos, el ritmo de caminar es muy deficiente, vamos sobre los 5 km/h ya....quiero y no quiero forzar más, mis pensamientos cambian, ya no tengo fijada la próxima meta volante en las 15 horas, mi cabeza me dice...porqué no había hecho solo las 12 horas??....quizás tenía razón....se me estaban quedando grandes las 24 horas, no tenía ritmo de carrera, por momentos perdía las fuerzas, la motivación, el miedo a una lesión, los escalofríos....
Seguía con Elena caminando, hablando, riendo, pero la situación había cambiado por completo...ya no estaba disfrutando, ya no me sentía "bien", si es que en algún momento me sentí, y el ritmo era tan bajo que el hecho de estar 3 horas sin parar y ver como el contador apenas corría me superaba...sentía que era alargar inútilmente una agonía innecesaria, algo que no me iba a aportar nada bueno, este no era mi objetivo en estos momentos, debía se tan solo un entreno y eso era lo que tenía que tener claro....aunque me resistía a rendirme.....
Con Elena decidimos parar antes lo estimado, antes de esas 15 horas, paramos con 14 horas ya de carrera, nos tapamos con la manta, a pesar de ello, siento mucho frío, no tengo hambre, mi cuerpo no me deja comer, respiro hondo, pienso que quizás dándome un respiro volveré a coger fuerzas, ganas de seguir, pero no es así, un para de ampollas importantes en cada uno de los pies que molestan mucho.....Elena se levanta y sigue, yo quiero hacerlo pero me duele mucho la rodilla, me he enfriado mucho....Antonio me sugiere que me acueste un poco y luego siga, pero esa idea no me motiva, pienso lo que antes, no me aporta nada alargar esta agonía por más tiempo.....aún así, sigo resistiéndome a plegar, asi que cojo la manta y voy hacia el gym para no pasar tanto frío, pensaba en poder relajarme un rato y luego seguir...pero aquello, el gym me refiero, era como un cementerio o como la planta de terminales de un hospital, todos destrozados, quejándose, gimiendo, echando ventosidades, tosiendo...vaya imposible descansar allí, así que decidí finalmente dejarlo allí...recoger todos los trastos, conformarme con lo que había hecho, que no era poco, asimilar ese pedazo de entreno y aprender, aprender de esa experiencia que me había brindado de nuevo la vida, aprovechar todo lo vivido y conformarme con la medida necesaria....creo que fue mi decisión más inteligente del día... más de 110 km en las piernas no eran nada despreciables teniendo en cuenta como había ido toda la semana, de como había llegado hasta allí, del resfriado que tenía y que acentué sobre  la marcha....creo que a pesar de no lograr esas 24 horas, esos 110 km fueron un logro muy grande para mi....es más, los valoro como nunca, porque solo yo se lo que me costó cada uno de ellos....
Muchos me decían que me quedara allí, tumbado, en el coche, que de vez en cuando dara alguna vuelta caminando, pero eso no me llenaba a mi, mi cuerpo no me pedía eso, además mi mente no estaba preparada para asimilar un ritmo de 2 km/h o incluso menos...prefería quedarme con los buenos km que hice y no tener que arrepentirme de nada a posteriori, así que ese "stop" fue mi mejor decisión... 
Quiero agradecer a todos los que os acercásteis hasta la pista a dar ánimos, a caminar o trotar cerca de nosotros en algún momento, solo para decir hola, para preguntar qué tal??, para hacer una foto, para ver el ambiente, para colaborar con la Marató de TV3, para lo que fuera....de verdad se agradece mucho y es una fuente de motivación extra que no tiene precio, que no es comparable con el mejor de los avituallamientos....de verdad, gracias a todos....quiero nombraros a todos, pero no se si me dejaré a alguien, que no se lo tome a mal si lo hago...eh??? Gracias a Gregorio Jiménez, Marta Flores, Ingrid Servais, Helena Herrero, Xavi Murcia, Pep Sanchez, Francisco Polonio, Lluís Vila, Maricarme Guerrera, Wai Serradell, Dani Sánchez, Domenec Peret, Maria Willie, Toni Riera, Jose Trejo, Ferran Pintor, Miguel Moreno....
También a todos los que mandásteis mensajes por mail, facebook, twitter, whatsapp....gracias de verdad....


1 comentarios:

Atalanta ha dit...

Hola, Robert. Yo estuve allí, te saludé un momento en una vuelta. Yo tenía claro que quería la marca de los 100 para Spartathlon -10:30- y que una vez que la consiguiera me iría para casa. Esta gente que aguanta 24 horas dando vueltas merece toda mi admiración. Es de una dureza mental increíble.Hacer más de 100 kms en una pista es de gran mérito y hay que valorarlo cuando estás lejos de allí. Yo sí tuve la sensación de que era un blando cuando os dejé a todos allí dando vueltas a esa pista de pesadilla. Ahora lo veo de otra forma.No volveré a repetir porque me gustan las montañas y el ultrafondo fuera de recintos pero me encantó la experiencia y saludarte.